Hablando del ‘outsourcing’

Es un término del inglés que podemos traducir al español como ‘subcontratación’, ‘externalización’ o ‘tercerización’. En el mundo empresarial, designa el proceso en el cual una organización contrata a otras empresas externas para que se hagan cargo de parte de su actividad o producción. La palabra, como tal, es un anglicismo que se compone con las voces out, que significa ‘fuera’, y source, que traduce ‘fuente’ u ‘origen’, es decir, fuente externa…

LPA-world-team

En este sentido, el outsourcing está estrechamente relacionado con la subcontratación de servicios, pues supone la búsqueda de una fuente externa a la empresa que pueda prestar de manera eficiente determinados servicios, para que esta pueda disponer de más tiempo para centrarse en los aspectos claves de su negocio.

Muchas empresas subcontratan en el área de informática, recursos humanos, contabilidad y administración de activos e inmuebles. Otras también lo hacen en el soporte técnico al usuario y la gestión de llamadas telefónicas, manufactura e ingeniería. No obstante, el outsourcing es una práctica que debe ser muy bien analizada antes de su aplicación en una empresa, ya que puede tener efectos tanto positivos o como negativos.

El outsourcing, dependiendo del tipo de negocio y de su aplicación, puede presentar diversas ventajas y desventajas que deben ser analizadas a la hora de considerar el impacto que este pueda tener en la empresa.

Ventajas

Entre las ventajas que tiene el outsourcing para las empresas, podemos mencionar las siguientes:

  • Permite reducir costos de manufactura y equipo.
  • Coloca más recursos humanos y tecnología a disposición de la empresa.
  • Da la posibilidad a la empresa de responder y adaptarse rápidamente a los cambios del negocio.
  • Permite a la empresa enfocarse en las áreas claves de su negocio.
  • Permite a la empresa a ser más competitiva.

Desventajas

Mientras que, por su parte, algunas de las desventajas que puede presentar el outsourcing para un negocio son las siguientes:

  • Los costes del outsourcing pueden terminar siendo mayores de lo previsto.
  • El cambio de empresa proveedora puede resultar económica y productivamente negativo.
  • Existe la posibilidad de perder el control sobre la producción.
  • La empresa contratante puede ver su trabajo copiado y su negocio perjudicado.
  • Puede contribuir a la explotación y a la deshumanización del trabajador.
  • En el offshore outsourcing (subcontratación de servicios para una empresa en otro país, a fin de encontrar mano de obra más barata), hay una mayor probabilidad de despidos de los trabajadores.

¿Outsourcing o tercerización?

Aunque los términos de outsourcing y tercerización se usan indistintamente, en muchos casos el outsourcing revela la asignación de un trabajo a una empresa fuera del país de origen de la empresa contratante, mientras que la tercerización revela contactos y transacciones dentro del propio país. Se habla de outsourcing offshore cuando la transferencia de los recursos se realiza hacia otros países, ya sea con la participación de empresas extranjeras o con la instalación de una sede en la nación foránea. Ejemplos de este tipo de subcontratación suelen darse en el ámbito de la informática

Outsourcing de impresión

El outsourcing de impresión es un tipo de subcontratación solicitado por las empresas que requieren constantemente de servicios de impresión de documentos y otros materiales. De esta forma, la empresa original no tiene que preocuparse de las impresiones y las copias, ya que la empresa contratada encuentra la manera de mejorar la calidad y reducir los costos en esta área. Así, estas empresas son las encargadas de realizar la gestión de los equipos de impresión, siendo también responsables de la asistencia técnica y el suministro de entradas.

Críticas al Outsourcing

Las críticas al outsourcing hacen referencia a la precariedad laboral de los subcontratados y a la destrucción de puestos de empleo de calidad en la economía nacional de la empresa contratante. Si bien nunca es correcto generalizar, estos y otros fenómenos negativos suelen tener lugar cuando una compañía decide delegar parte de sus responsabilidades en otra.

Una de las posibles desventajas de esta práctica empresarial es que se ponga en riesgo la calidad del producto final, ante la falta de comunicación entre las distintas sedes; además, se suman los potenciales malos entendidos que suelen darse entre personas de diferentes nacionalidades. Por otro lado, las diversas metodologías de trabajo pueden repercutir en los resultados, sea que generen retrasos o que impacten directamente en el producto.

Ya dentro de un mismo país, de una misma ciudad, un grupo de cincuenta personas puestas a trabajar en un proyecto de desarrollo informático genera un producto con una gran riqueza cultural, aunque a simple vista el código parezca indivisible; la presencia o no de anotaciones (denominadas comentarios), la nomenclatura de las variables (que debería seguir las normas de la compañía, pero no siempre es así) y la eficiencia de cada parte del programa son algunos de los puntos que varían de empleado en empleado.
Cuando este código viaja miles de kilómetros y cae en manos de otras personas, con otra cultura, que hablan otro y idioma y, quizás, no entienden los comentarios originales, es esperable que el resultado de su trabajo no sea exactamente el esperado por la compañía principal, a menos que se realice un constante seguimiento y que se ofrezca soporte en todo momento.

Fuentes e imágenes : Definición.de – Signbificado.com – Wikipèdia – Google

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s