Rellena su currículum con ‘bla bla bla’ y consigue un trabajo

Son muchas las personas que, diariamente, entregan currículums o cartas de presentación buscando una oportunidad laboral. En esas cartas y C.V. se suele ‘pintar’ un panorama muy a favor de la persona que lo presenta, pero el caso de nuestro protagonista es especial…

blablabla

Julien Chorier es un joven francés de 24 años, quien recién graduado y tras redactar por enésima vez su carta de presentación para buscar trabajo, llegó a la conclusión de que “todo eso es blablabla”. Por esta razón, el joven llevó a cabo una disparatada idea.

Julien Chorier estaba cansado de revisar cada coma de su carta, llegó a la conclusión de que “Todo esto es blablabla”. Tal y como ha explicado en la edición francesa de Huffington Post: Estaba harto de escribir siempre lo mismo, de quedarme en el modelo tan formateado de carta de presentación. “Un día comentaba con un amigo que todo eso no era más que ‘blabla’ y que las empresas seguramente no tenían tiempo ni de leerlo. Volví a pensar en ello y decidí sustituir lo que no era esencial en mi carta por ‘blabla'”.

Julien Chorier está especializado en gestión de empresas es un apasionado del mundo de la comunicación y el marketing, sector donde desde el año pasado, trataba hacerse un hueco. Es un joven formado y preparado para enfrentarse al mundo laboral, como muestra en su perfil de Likedin.

“Empecé enviando mi candidatura por correo electrónico, siempre con un currículum y una carta de presentación clásicos, pero adaptados al puesto y a la empresa”, explica. “Por desgracia, enseguida me di cuenta de que esto no era suficiente”. Tras numerosos intentos, seguía sin recibir feedback por parte de las empresas. “No recibí ninguna respuesta, así que decidí postularme por correo postal”, recuerda. “Ahí sí me contestaron alguna vez, pero nunca me dieron la posibilidad de una entrevista”.

Entonces a Chorier le apeteció sincerarse con todo el mundo y compartir el “blablabla” con las empresas. “Mis amigos intentaron disuadirme, pero yo quería hacer la prueba. En el primer envío no tuve respuesta. Pero a la segunda fue la vencida”. El joven obtuvo una respuesta por parte de la start-up parisina Alumnforce, que desarrolla una red social profesional privada dirigida a escuelas, universidades y asociaciones de antiguos alumnos. Estaban interesados en conocer qué se escondía detrás de ese “blablabla”.

Tras la reacción positiva de la empresa Julien ha confesado que hay que intentar diferenciarse. “Para mí, se trata de un paso obligado a la hora de encontrar trabajo, sea cual sea el ámbito de actividad. Es verdad que la comunicación permite ir un poco más lejos, pero siempre hay que intentar destacar”. Gracias a su peculiar iniciativa, Julien comenzará a trabajar como encargado de comunicación y marketing.

Puede que el ejemplo de Julien Chorier anime a otras muchas personas a hacer de sus currículums documentos más divertidos de cara a las empresas y sean también un espejo de la creatividad del futuro trabajador al que contratan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s