El empleado perfecto: cómo encontrarle

Últimamente se oye mucho la frase “el talento está sobrevalorado”. Y quizá sea cierto. Alfonso Alcántara, director de Yoriento.com, asegura que “a veces no es necesario tener a los más talentosos, sino contar con una buena organización, dado que la metodología del manager influye en los resultados”…

reclutemiento

Muchos infravaloran la creatividad, la inteligencia emocional y otras habilidades que en teoría demandan las empresas a la hora de contratar, y digo “en teoría” porque no es del todo cierto. Antes de escribir este artículo he estado ojeando bastantes ofertas de empleo y en todas ellas se pide una formación específica y experiencia. Ninguna, salvo las relacionadas con atención al público, requería otras habilidades más “abstractas” como el don de gentes o el espíritu innovador.

Los defensores a ultranza del trabajo y el esfuerzo, en detrimento de la vertiente emocional de los candidatos, tienen su parte de razón: si tuviéramos que ponernos en manos de un cirujano, ¿cómo nos gustaría que fuera? ¿Extrovertido? No nos volvamos locos con la empatía o la inteligencia emocional. La primera criba para contratar a alguien sigue siendo la formación, y es lógico. ¿Para qué queremos un empleado simpático, que se lleva muy bien con el resto del equipo, si no podemos contar con él al cien por cien?

Si un candidato tiene los conocimientos requeridos y además resulta que tiene ideas innovadoras y es muy sociable, seguramente conseguirá el puesto, incluso por delante de otro que tenga más conocimientos. Pero tiene que estar suficientemente cualificado.

El primer filtro, por tanto, sigue siendo el curriculum y después la entrevista. Pero como dice Claudio Fernández-Aráoz, autor del libro Great People Decisions, “la entrevista de trabajo es una conversación entre dos mentirosos”, en la que el entrevistado se describe mucho mejor de lo que es y en la que el entrevistador cuenta sólo las maravillas del puesto y de la empresa. Por ello, tanto el CV como la entrevista deben tomarse con cautela. Por algo se ha inventado el periodo de prueba…

Alfonso Alcántara distingue tres tipos de competencias: las sociales (saber desenvolverse bien), las productivas (valorar a las personas que terminan lo que empiezan) y las competencias TIC (dominio de la tecnología). Dependiendo del tipo de trabajo, tendrán más peso unas u otras.

Los millennials (aquellos con edades comprendidas entre los 20 y los 35 años) constituyen el segmento de población que más interesa contratar, fundamentalmente por su edad y por su cualificación. Quieren un empleo, pero no se plantean que sea “para toda la vida”. Su puesto de trabajo “ideal” sería aquel en el que disfruten de flexibilidad, conciliación, experiencias, autonomía, colaboración, la presencia de un mentor, que la empresa se ajuste a sus valores y, aunque no se dice porque se da por hecho, con un buen sueldo. Casi nada. Pero no hace falta ser millennial  para querer estas condiciones.

Alicia Díaz

Anuncios

3 thoughts on “El empleado perfecto: cómo encontrarle

  1. Jorge García

    No estoy de acuerdo. El primer filtro son los contactos y el segundo es (tal y como pone en el artículo, “la entrevista de trabajo es una conversación entre dos mentirosos”,) la respuesta a la pregunta, ¿hace peligrar mi proyección dentro de la empresa?
    En cuanto al tema de la sólida preparación de los milennianis, permitirme que tenga mis dudas. Si echamos un vistazo al Congreso de los Diputados, podemos comprobar que unos fracasados no han podido ser sustituidos por otros igualmente fracasados pero, eso sí, con magníficos salarios a cuenta de los recortes en políticas sociales.

    Le gusta a 1 persona

  2. Israel arias

    Tengo un empleado que tiene todos los conocimientos para realizar su trabajo de contabilidad. Le doy libertad para estudiar y poder asesorarme, ademas le doy suficiente tiempo para estructurar la contabilidad de una nueva empresa. Mi sistema es dar un objetivo o tarea concreta y cada dia pido el informe del avance. Sin embargo me doy cuenta que no hay avance concreto sobre mi tarea y se me retuerce el estomago de impotencia porque se que el salario que pago no esta justificado. Asi que aunque una persona este perfectamente capacitado, es importante asegurarnos que el empleado pueda trabajar sin la supervicion de un superior, porque la mayoria del perfil de un trabajador en mexico es como el joven de secundaria que esta acostumbrado a que anden detras de el para que haga sus tareas. Peor aun cuando este joven de secundaria entra a la preparatoria donde tiene la libertad de faltar a clase y no presentar sus tareas ¿y que hace? Pierde la oportunidad de tener la libertad que tanto desea. Cuando el estudiante no va a la escuela el proximo semestre se ve obligado a decirle a sus padres que reprobo 4 materias de 6, en ese momento pierde toda la libertad que habia ganado en toda su vida e inmediatamente intervienen sus padres. En el caso del empleado cuando exige tener libertad de tiempo, accion y decision y no tiene los resultados que se esperan rapidamente empiezan las restricciones como no permitir el celular dentro de la empresa, no usar Facebook y estricta supervision de parte del jefe. Y todo porque el empleado no demostro tener la capacidad de autoadministrarse, autogestionarse, o dominar su deseo de perder el tiempo en asuntos personales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s