La recuperación del empleo: España recupera la figura del «semiesclavo»

En la última semana se han hecho públicos los datos de empleo de España, tanto de la Encuesta de Población Activa como de Paro Registrado. Ambos datos han sido positivos si nos centramos en los números totales ya que en los dos registros el número de desempleados se ha reducido…

2015062315125950270

Por José Antonio Gómez

Ante estos datos totales la prensa afín al Partido Popular, es decir, la totalidad de la escrita y una parte importante de la digital, lanzaron su campaña de elogios a la política laboral del Ejecutivo conservador olvidándose de citar factores que tiñen de negro la euforia de los datos totales y que demuestran que el mercado laboral español está basado en la precariedad, en los salarios miserables y en las situaciones de semiesclavitud que tienen que vivir los españoles a la hora de acceder a un empleo.

Hay que tener en cuenta un hecho importante: estos datos tan «positivos» vienen generados por sectores empresariales caracterizados por la precariedad, la temporalidad y la explotación. Los trabajadores españoles están en una situación de emergencia tal que cogen cualquier empleo, por el tiempo que sea y dando las horas que hagan falta con tal de tener algún tipo de ingreso. Por otro lado, estos datos positivos vienen de la mano de todos los sectores empresariales relacionados con el turismo, la principal industria de nuestro país, una industria sobre la que es insostenible mantener el mercado laboral por su estacionalidad y por la precariedad del empleo que genera, por no hablar de los constantes casos de fraude laboral o de la explotación a la que se somete a los trabajadores: contratos por horas o contratos con un número de horas inferior a las que realmente se trabajan sin que esas horas extras sean remuneradas. Está claro que la contratación en estos sectores se dispara durante las épocas vacacionales pero también es una obviedad que se trata de empleos que tienen fecha de caducidad, independientemente del tipo de contrato que se firme.

El objetivo del Gobierno respecto al empleo está claro: potenciar un mercado laboral basado en la precariedad con tal de maquillar las cifras de desempleo que les sirvan para evitar las críticas de las instituciones supranacionales que ponían el acento en que los datos macroeconómicos eran buenos pero que estaban lastrados por la alta tasa de desempleo de nuestro país, lo que reforzaba la idea de que las reformas del mercado laboral impuestas por el Partido Popular no servían para generar empleo sino, más bien, para crear un mercado del trabajo similar al de la época de entreguerras.

Todos los partidos políticos, salvo el PP, denuncian que el empleo que se crea en España es una añagaza, un engaño con el único fin de que las cifras absolutas afirmen que en nuestro país se crea empleo, que la recuperación está llegando a los hogares. El Partido Popular llegó al Gobierno prometiendo empleo para todo el mundo. Ellos eran los salvadores de España y de los españoles. Ellos nos iban a sacar de la crisis apenas Rajoy tomara posesión, ya que ellos ya lo hicieron cuando gobernaron con Aznar. ¿Por qué no lo iban a hacer de nuevo? El problema que se encontraron fue una situación totalmente distinta, una situación de recesión económica, un sistema bancario ahogado por las deudas contraídas con entidades extranjeras o con el BCE durante la burbuja inmobiliaria y una tendencia de crecimiento del desempleo provocado por la sangría de trabajadores del sector construcción y sectores satélites a ésta. Ya no había construcción para poder crear un crecimiento de la contratación en corto plazo. El PP se encontró con las consecuencias del monstruo que crearon Aznar y su gobierno desde 1996.

Por otro lado tenían la presión de la Troika para ejecutar recortes en base al cumplimiento del déficit público. Rajoy hizo lo que a nivel de calle se llama bajada de pantalones. Dejó de lado la soberanía y la independencia de España en manos de Alemania y la Troika. Hizo lo que le decían que tenía que hacer porque él y su gobierno no conocen ningún tipo de medida para acabar con el desempleo en España que no sea el ladrillo. Le pidieron una reforma laboral para rebajar costes y flexibilizar el mercado laboral y la hicieron.

La principal consecuencia de la Reforma Laboral fue un incremento del paro hasta superar la barrera de los seis millones de desempleados según la EPA y los cinco millones según el INEM. Otra consecuencia fue la creación de un mercado de trabajo basado en la precariedad. Estos datos son para vanagloriarse y para estar contentos, tal y como no han parado de ensalzar Rajoy, De Guindos, Montoro o Báñez con su frase de argumentario «ya se ven los efectos de la Reforma Laboral». La verdad es que los datos de destrucción de empleo de calidad y del aumento de la precariedad son suficientes para que un Gobierno serio hubiera dimitido. Pero no es así. La precariedad, la explotación y la situación de semiesclavitud de los trabajadores españoles son tomados por el PP como una razón para sentirse orgullosos de su gestión porque le maquillan las cifras.

El Partido Popular impuso su Reforma Laboral, legalizando el despido libre y la posibilidad de los empresarios de eliminar puestos de trabajo en base a pérdidas futuras, pérdidas que, como se está demostrando en algunos casos, no perjudica los márgenes de beneficios de empresas que han realizado EREs o ERTEs. No hay soluciones, no hay medidas para generar empleos de calidad.

Otra de las respuestas de argumentario genovés para rechazar que el empleo que se crea en España esté más próximo al de la Revolución Industrial que al de una sociedad del siglo XXI es que el número de los contratos indefinidos firmados está aumentando. Tal vez sea cierto. Sin embargo, la precariedad del empleo no viene determinada por la tipología contractual sino por la duración de las jornadas, porque un empleo a media jornada conlleva unas condiciones salariales que hacen imposible al trabajador tener una vida digna. No obstante, también el hecho del incremento de los contratos indefinidos es también una mentira más de la propaganda del PP y de los medios de comunicación que viven de la sopa boba que reparten en Génova 13. Sólo un 7% de los contratos que se firman en España son de carácter indefinido y de ese 7% sólo el 2% son de 40 horas semanales. Ante estas cifras, ¿cómo se puede tener la poca vergüenza de afirmar que en España se crea empleo? Lo que se está haciendo es manipular las cifras que deberían ser con la contratación a tiempo parcial y con los contratos temporales.

Hay una cifra que es demoledora respecto a la realidad del mercado laboral español. Según los datos de paro registrado en el mes de julio se firmaron 1,8 millones de contratos y el desempleo bajó tan sólo en 83.993 personas. Es decir, que se han producido 1.732.278 de rescisiones contractuales. Un sistema laboral que necesita de 1,8 millones de contratos para generar sólo 83.993 empleos netos es un sistema que está podrido por la precariedad, la temporalidad y la explotación.

Anuncios

2 thoughts on “La recuperación del empleo: España recupera la figura del «semiesclavo»

  1. jorgegh1962

    Y te falta una causa más: los parados que han olvidado sellar la demanda, pierden su antigüedad y el caso de estar percibiendo La Renta Activa de Inserción, quedan automáticamente excluidos de dicha ayuda. Y por un olvido, vamos como el de Echenique o el del PP en pleno, con la baja de Bárcenas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s