Trump elige a un empresario del ‘fastfood’ para la cartera de empleo

Donald Trump se mantiene fiel a sus promesas electorales al dar forma a su gabinete, y en concreto a la cartera económica. El último nominado es un conocido empresario del sector de la restauración contrario a doblar el salario mínimo federal y a ampliar la paga de las horas extras. El presidente electo elige a Andrew Puzder, consejero delegado del CKE Restaurants, para el cargo de secretario de Empleo…

andy-puzder

Un profesional caracterizado por la defensa de la desregulación laboral y fiel opositor a aumentar el salario mínimo a nivel federal por encima de los nueve dólares por hora. Tal y como señalan desde The Wall Street Journal, los demócratas defienden un una subida hasta los 15 dólares. Actualmente el imperio que dirige está formado por 3.750 restaurantes (dentro y fuera de Estados Unidos) y más de 75.000 empleados sólo en Estados Unidos.

Puzder se erige como uno de los mayores críticos de la Administración Obama. Especialmente en lo relativo a algunas de las normativas establecidas por su Gobierno que cree han ralentizado la creación de empleo y han frenado el crecimiento.

Repasando la biografía del millonario empresario cuesta encontrar algún tipo de defensa por los derechos de los trabajadores. A sus 66 años de edad su carrera profesional ha estado caracterizada por una fuerte apuesta por la protección de los intereses de los empresarios.

Como no es de extrañar conociendo su perfil, no son aisladas las quejas por parte de sus trabajadores sobre los bajos sueldos que perciben. Durante los últimos años la industria de la comida rápida se ha visto azotada por el movimiento #FightFor15. Una iniciativa que aboga por aumentar el salario mínimo nacional hasta los ya citados 15 dólares.

12983333_1154896097874439_5990922413427563206_o

Ante las peticiones de incrementos salariales, nada sorprende que Puzder se haya erigido como uno de los fieles defensores de la automatización de los procesos en los restaurantes de comida rápida con el objetivo de reducir los costes. En un reciente artículo, señalaba que “mientras la tecnología se abarata, el mercado laboral se hace más caro” por la regulación. Eso, en su opinión, va a obligar a la industria a recurrir cada vez más a sistemas automatizados. Y aunque reconoce que el salario mínimo actual es muy bajo y debería ajustar a la evolución de la inflación, advierte que doblarlo le costará a los empleados sus puestos de trabajo.

Este peculiar personaje que estará al frente del Departamento de Trabajo en la futura Administración Trump, ha plasmado todos sus pensamientos en un libro titulado “Creación de empleo: cómo funciona verdaderamente y por qué el Gobierno no lo entiende”. Sus páginas no tienen desperdicio aunque podemos hacerle un resumen bastante acertado por si no tiene intención de leerlo. La publicación viene a decir que el problema del Gobierno es querer subir el salario mínimo, así como propuestas como las de Obama centradas en desarrollar normativas con las que defender los derechos de los trabajadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s